“Salvar una vida no es un mérito individual”, sostiene el Dr. Lucas McCormack, especialista en Cirugía de hígado, vías biliares y páncreas y Presidente de la Fundación Argentina de Cáncer de Hígado. Con esas palabras, define a una especialidad médica compleja, a la vez que también a una persona que con una prolífica carrera, no ha dejado de lado la humildad y el reconocimiento al equipo de trabajo.

Quizá el trabajo en equipo haya sido una de las muchas enseñanzas que la vida le dejó, al vivir en el seno de una familia de ocho hijos varones; lo cierto es que desde pequeño mostró responsabilidad en sus estudios, aspecto que le permitió desarrollarse como médico y continuar especializándose. “Ya el estar ayudando un poquito, justifica todo el esfuerzo que uno va haciendo”, sentencia hoy el Jefe de Cirugía hepática y trasplante del Hospital Alemán. Seguramente el paso por el Hospital Universitario suizo de Zurich, donde durante casi cuatros años se desempeñó como Jefe del Programa de trasplante, no fueron fáciles para él y su familia, pero en la actualidad constituye una valiosísima experiencia que atesora. Tampoco fue sencillo el regreso al país en 2006, pero gracias al programa nacional Raíces, la difícil decisión de volver y la incertidumbre del futuro, no lograron amedrentar ese deseo.

Para él, la educación en la prevención de adicciones tales como el alcoholismo y las drogas, así como el aprendizaje para comer mejor y luchar contra la obesidad, son factores fundamentales para preservar la salud y evitar situaciones tales como un trasplante. Asimismo, constituyen un enorme desafío para el hombre presente y aquel del mañana.

Para ver esta entrevista volvé a ver el programa del 09 de marzo de 2016.