El arte en la ciencia

PDF
Imprimir
Correo electrónico

La naturaleza es arte, sostiene la Dra. Andrea Gamarnik. De igual manera, asegura que la ciencia requiere tanto estudio y conocimiento, como también imaginación y creatividad, aspectos que subrayan el costado artístico del científico.

De pequeña, su mundo estaba circunscripto a la escuela, que cursaba en Lanús, al igual que al gusto por el deporte y las travesuras. La adolescencia la encontró comprometida con la sociedad y dispuesta a cambiarla a través de la política. Pero fue finalmente en la Facultad de Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires, donde decidió contribuir con la comunidad de la mano de la investigación. Una vez doctorada, viajó a Estados Unidos, donde residió por años y donde se especializó en el virus de la poliomielitis.

A su regreso al país, tomó como misión el tratar de entender el funcionamiento del dengue. En la actualidad, es Directora del Laboratorio de virología molecular del Instituto Leloir, donde desarrolla diseños antivirales para esa enfermedad y es Investigadora Categoría Principal del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas -CONICET.

Gamarnik afirma que hay mucha pasión en la tarea diaria del científico, ya que las preguntas que permanentemente se elaboran en el laboratorio no tienen respuestas inmediatas y en ocasiones deben reformularse para, luego de mucha investigación, alcanzar un resultado satisfactorio. En consecuencia esa labor cotidiana sería imposible de realizar si ese factor estuviera ausente. Es indudable que ella trabaja apasionadamente, ya que no sólo se desempeña con tesón, sino que con el tiempo ha sabido destacarse y ser distinguida en 2009 con el Premio L’Oréal-UNESCO en la Argentina y posteriormente, en 2015, con el Premio internacional L’Oréal-UNESCO “Por las Mujeres en la Ciencia” por Latinoamérica, entre otros reconocimientos. Su afinidad con la profesión que ha elegido es tan plena, que trasciende los límites laborales y se adentra en la cotidianeidad de su vida, en el seno de su hogar, donde una pintura hecha con sus propias manos, recrea la belleza de la estructura de la molécula del ácido ribonucleico –ARN- del genoma viral.

Distante de todo ámbito competitivo que en ocasiones se percibe en su profesión, asevera que el equipo que ella dirige, trabaja de manera conjunta y solidaria.  Como mujer, sentencia que aún hay un largo camino por recorrer en materia de género, pero ese transitar no la amedrenta. Ella espera que la vacuna para el dengue esté disponible en unos años y que su creación artística cobre así mayor significado, la satisfacción de saber que ha hecho un aporte a la salud de millones de personas.

Si querés volver a ver este encuentro con la Dra. Gamarnik, podés hacerlo en la emisión del 23 de marzo de 2016.



Jorge Romano Presenta & La Construcción del Hombre - Todos los derechos reservados. 2010
Buenos Aires, ARGENTINA.


Producción y desarrollo por AsteriscoWeb's