Novedades

Un largo camino hacia el conocimiento

PDF
Imprimir
Correo electrónico

Comprender cómo funciona la química dentro de sistemas tan complejos como el cerebro, responder los interrogantes en torno a cómo se construye el pensamiento, la memoria y las sensaciones, o bien analizar el funcionamiento de los genes, son algunos de los muchos desafíos que se le presentan a diario al Dr. Marcelo Rubinstein.

Egresado como químico de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires, doctorado en farmacología y con un posdoctorado en Estados Unidos, fue desde pequeño una persona gustosa del estudio y fuertemente marcado en su profesión por su madre, una de las primeras mujeres científicas egresadas de la Universidad de Buenos Aires, en la carrera de fisica.

Con más de cien trabajos científicos originales publicados en su haber y numerosas tesis de doctorado bajo su tutela, reparte sus días entre la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA, donde es profesor adjunto y el Instituto de Investigaciones en Ingeniería Genética y Biología Molecular “Dr. Héctor Torres”- del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas – INGEBI-CONICET, donde se desempeña como director.

Las investigaciones que lleva adelante junto a su equipo de profesionales, se relacionan al análisis del funcionamiento de los genes y circuitos cerebrales  que regulan el apetito y la motivación desde una perspectiva genética, evolutiva y conductual basada en el estudio de ratones transgénicos y mutantes que ellos mismos producen.

Las adicciones y en especial la obesidad, a la que considera como una de las enfermedades de la abundancia, son algunas de las problemáticas sobre las que se anclan sus estudios, aquellos en los que utiliza una gran dosis de creatividad y la utilización de tecnología aplicada al desarrollo científico.

Sorprendido con la rapidez con la que avanza la ciencia, el Dr. Rubinstein sabe que es protagonista de una época en la que se pueden hacer cosas increíbles y con los ojos en el presente, se pregunta qué interrogantes tendrá el hombre en doscientos años en materia de genética y biología.

Si querés volver a disfrutar la entrevista, podés ver la emisión del 23 de febrero de 2016.

Trabajar por la vida

PDF
Imprimir
Correo electrónico

“Salvar una vida no es un mérito individual”, sostiene el Dr. Lucas McCormack, especialista en Cirugía de hígado, vías biliares y páncreas y Presidente de la Fundación Argentina de Cáncer de Hígado. Con esas palabras, define a una especialidad médica compleja, a la vez que también a una persona que con una prolífica carrera, no ha dejado de lado la humildad y el reconocimiento al equipo de trabajo.

Quizá el trabajo en equipo haya sido una de las muchas enseñanzas que la vida le dejó, al vivir en el seno de una familia de ocho hijos varones; lo cierto es que desde pequeño mostró responsabilidad en sus estudios, aspecto que le permitió desarrollarse como médico y continuar especializándose. “Ya el estar ayudando un poquito, justifica todo el esfuerzo que uno va haciendo”, sentencia hoy el Jefe de Cirugía hepática y trasplante del Hospital Alemán. Seguramente el paso por el Hospital Universitario suizo de Zurich, donde durante casi cuatros años se desempeñó como Jefe del Programa de trasplante, no fueron fáciles para él y su familia, pero en la actualidad constituye una valiosísima experiencia que atesora. Tampoco fue sencillo el regreso al país en 2006, pero gracias al programa nacional Raíces, la difícil decisión de volver y la incertidumbre del futuro, no lograron amedrentar ese deseo.

Para él, la educación en la prevención de adicciones tales como el alcoholismo y las drogas, así como el aprendizaje para comer mejor y luchar contra la obesidad, son factores fundamentales para preservar la salud y evitar situaciones tales como un trasplante. Asimismo, constituyen un enorme desafío para el hombre presente y aquel del mañana.

Para ver esta entrevista volvé a ver el programa del 09 de marzo de 2016.

Hombre de Fe

PDF
Imprimir
Correo electrónico

Nacido en Córdoba y criado en Santa Fe, el Dr. Federico Benetti ha posicionado a la Argentina, con su formación y capacidad, en lo más alto de la cirugía cardiovascular al ser considerado el impulsor de la cirugía menos invasiva del corazón.

Desde pequeño se sintió atraído por la medicina, influenciado por su padre, referente en la cirugía cardíaca de la época y sus primeros pasos en la materia los dio a los 14 años, al experimentar en sapos. En 1978 comenzó a desarrollar la cirugía coronaria sin la utilización de la circulación extracorpórea. De allí en más, inició un camino ascendente en el área para 19 años más tarde, realizar en el país y por primera vez, una cirugía de bypass coronario en forma ambulatoria.

Por su importante contribución en el área, formó numerosos profesionales y creó centros especializados en 45 países. El Dr. Benetti posee cinco técnicas originales, desarrolladas todas en el ámbito nacional y presentes en el mundo entero y en la actualidad, el 45% de las cirugías coronarias desarrolladas en Asia y el 30% en Estados Unidos, se realizan con su técnica.

Su intensa actividad científica y médica fue reconocida en reiteradas oportunidades al recibir en 1981 el premio “Ciudad de Rosario”; en 1992 el “Bisturí de Oro”, en 1996 el título de Padre de la cirugía con el corazón latiendo y ser reconocido, como pocos médicos, con un monumento en la Fundación Hipocrática en la isla griega de KOS, entre otros. Su extensa trayectoria y su intensa actividad cotidiana no amedrentan a este hombre que posee una vida familiar colmada por el afecto de cinco hijos y que alterna con su trabajo en la Fundación que erigió y dirige en la ciudad santafesina de Rosario. “Operar no me cansa, es lo que más me da placer”, sostiene este médico en relación con el bisturí, a la vez que enfatiza en la necesidad de la prevención frente a las enfermedades cardiovasculares.

Pasado, presente y futuro fueron los ejes de esta entrevista que delineó la figura de un profesional de convicciones. “Creo en el esfuerzo, en defender lo que uno cree, creo que hay un equilibrio universal, creo sin duda que hay algo que está generando este equilibrio, compensando, que será Dios, debe ser Dios”.

Para ver esta entrevista volvé a ver el programa del 09 de marzo de 2016.

Enamorado de la vida

PDF
Imprimir
Correo electrónico

Hijo de Norberto y Anunciación, descendiente de italianos procedentes de Parma y Génova y nacido en el barrio de Devoto; Juan Carlos Parodi, hoy destacado médico cirujano, fue desde pequeño una persona curiosa, deseosa de investigar, explorar y comprender.

Su prolífica carrera, presente entre las muchas profesiones que de adolescente le entusiasmaban, quedó marcada a fuego al cursar sus estudios secundarios y resultar influenciado por los cirujanos que allí ejercían como docentes de anatomía. Desde ese momento inició un camino signado por el conocimiento y la búsqueda de soluciones superadoras para la salud del hombre. Los primeros pasos en su formación los dio en el país y posteriormente en Estados Unidos.

Su ingenio y constancia le permitió desarrollar el método mínimamente invasivo para tratamiento de aneurismas, trauma y disecciones de aorta, como así también el método de Protección Cerebral durante la angioplastia carotidea. Viajó por los cinco continentes para transmitir sus técnicas, que hoy se aplican de manera permanente en el mundo entero. Con una vasta experiencia, es Profesor Honorario de la Universidad de Buenos Aires; Jefe de Residentes de Clínica Quirúrgica de la misma casa de estudios y Jefe de Residentes de Cleveland Clinic Foundation, entre otras muchas actividades.

Parodi es en la actualidad el médico latinoamericano con más patentes registradas en Estados Unidos, con cuatros productos aprobados por el FDA –U.S Food and Drug Administration- y en la búsqueda constante de nuevas alternativas. A lo largo de los años, obtuvo numerosos lauros, entre los que se destaca el Premio a la excelencia de la International Society for Vascular Specialist y Honoris Causa como el médico genovés más conocido del mundo. Asimismo, cosechó el reconocimiento de la comunidad científica y de sus pacientes, entre ellos el Papa Francisco, a quien tuvo oportunidad de operar y salvar en 1980, cuando Bergoglio era un humilde sacerdote y él, un talentoso médico con un futuro promisorio.

Apasionado, sostiene que en la ciencia no tiene límites y define al hombre como una combinación transitoria de moléculas que ha llegado a un nivel donde la vida se transforma en sublime. Vive cada día a pleno, ama la amistad, la solidaridad, el arte, la medicina y es por sobre todo, un enamorado de la vida.

Para ver esta entrevista volvé a ver el programa del 09 de marzo de 2016.

<< Inicio < Anterior 1 2 3 4 5 6 7 Siguiente > Fin >>
Página 2 de 7


Jorge Romano Presenta & La Construcción del Hombre - Todos los derechos reservados. 2010
Buenos Aires, ARGENTINA.


Producción y desarrollo por AsteriscoWeb's