El Dr. Héctor Lanfranchi Tizeira es odontólogo y estomatólogo, profesor de la Universidad de Buenos Aires y miembro del equipo del Depto. de Odontología, Cirugía y Traumatología del Hospital Alemán. Nacido y formado profesionalmente en Córdoba, su padre fue el primer odontólogo de Villa Carlos Paz.

Dr. Héctor Lanfranchi TizeiraEs uno de los profesionales más destacados a nivel mundial en el tema cáncer bucal y su pasión fue siempre el diagnóstico precoz de la enfermedad.

La estomatología estudia las manifestaciones de las lesiones de la mucosa bucal y es una especialidad cada vez más conocida. El cáncer bucal es mucho más frecuente de lo que se cree, pero es curable si se toma conciencia, se trabaja en la prevención y se diagnostica a tiempo. Estas premisas son difundidas por el Dr. Lanfranchi Tizeira en América Latina , para que los odontólogos realicen el chequeo de la boca, que dura sólo segundos, y observen el borde de la lengua, ya que el 40% del cáncer de boca es cáncer de lengua. También se está trabajando arduamente en la “inflamación crónica” y en la asepsia bucal.

El Dr. Profesor Lanfranchi Tizeira implementó un Sistema de Diagnóstico a través de Imágenes, un Programa de Prevención a través de la Red, que permite la capacitación de odontólogos de servicios públicos en distintas provincias argentinas. “No hay que infundir terror -aclara este reconocido profesional-. Lo mejor para no tener miedo es tener conocimiento”.

El alcohol y el tabaco son factores de riesgo para el cáncer bucal. Y con referencia al Virus del Papiloma Humano (HPV), su relación con el cáncer bucal está probada en muchos trabajos científicos. Pero el Dr. Lanfranchi Tezeira expresa: “lo importante es mantener el equilibrio emocional de tener un vínculo estable. El drama es el enorme nivel de promiscuidad que existe”.

Y demostrando su espíritu humanista y su enorme vocación, nos muestra, quizás, su “leit motiv”, su forma de atender y vivir su profesión como una pasión: “La boca es un órgano que expresa todos los cambios emocionales. Cuando uno está con el paciente hay que escucharlo, permitir que exprese lo que siente. La enfermedad es un síntoma. Muchas veces el paciente está enfermo más profundamente, está enfermo del alma. Y lo más fascinante es poder curar a los seres humanos.”



Jorge Romano en Twitter