Presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, el Ingeniero Gustavo Weiss tuvo una fuerte impronta familiar y desde chico vivió la construcción y la ingeniería con mucha pasión.

Gustavo Weiss

Platense y graduado en la Universidad Nacional de La Plata, heredó de su padre la vocación por la ingeniería y desde  pequeño vivió la aventura de la industria  en la empresa constructora que había fundado su padre.

 

El Ingeniero Weiss destaca que la Argentina tuvo, en los últimos años, un desarrollo importante de la obra pública y privada como fruto del crecimiento económico y de una impronta del gobierno nacional; pero aun así, remarcó, es imprescindible aumentar significativamente la inversión.


Explicó que en las dos grandes áreas que comprende la industria: la infraestructura económica (caminos, energía eléctrica, petróleo) y la infraestructura social (viviendas, escuelas, hospitales, agua potable) hay enormes atrasos producto de décadas de desinversión.  Por eso, en la 61º Convención Anual de la Cámara Argentina de la Construcción, que congregó a todas las empresas constructoras del país, se trató la problemática del sector: inversión e infraestructura.  Y, dentro de esta temática, se analizó el problema clave: la financiación.


Las ramas de la Ingeniería, dice Gustavo Weiss, son múltiples, pero el nivel de jóvenes que comienzan las carreras es muy bajo.  Es por eso que la Cámara tiene convenios con el Ministerio de Trabajo, varias Universidades y entidades terciarias para ayudar a fomentar  la vocación.  Y también un acuerdo con la UOCRA mediante el cual capacita a más de 80.000 trabajadores de la industria y 8.000 técnicos y profesionales de las empresas. Además, desarrolla programas de tutoría y académicos para el seguimiento de los alumnos de la Facultad de Ingeniería.


Un trabajo esforzado y consciente de la Cámara Argentina de la Construcción en pos de la educación y la capacitación de una industria vital para el desarrollo humano.


Si querés revivir el programa con el Ing. Weiss mirá

.

 

Jorge Romano en Twitter